domingo, 11 de mayo de 2008

QUIZÁ NUNCA PUDISTE OIRME DESPUÉS DE TODO...

Hay que ser estúpido para pensar que ella era algo más que una mujer. Las mujeres se terminan cansando de que las trates así, ¿sabes?. Sigue ahí tirado en la cama, pero no te duermas todavía, quiero decirte un par de cosas.
Sé que recuerdas nítidamente el momento en que te lo dijo, “vas a ser padre”. Te guste o no, vas a ser padre.
Acababas de llegar tras un duro día en la fábrica apretando tuercas y más tuercas de aquellas sucias carrocerías. Sólo necesitabas tomarte una cerveza mientras veías el partido, pero ella tuvo que estropearte la tarde con esa mala noticia. ¿Qué esperabas?. Algún día tenía que pasar, a veces los anticonceptivos fallan.
Tu actitud amigo, tu actitud sería un buen tema de debate. Gritarle insultándola para que abortara no iba a ser la respuesta, la violencia nunca es la respuesta... siempre te lo digo y tu nunca me escuchas.
Era normal que algún día contestase a tus acostumbrados insultos. Te voy a contar un secreto, las mujeres también son personas como tú y tienen un cerebro y un corazón, como tú.No entiendo como puedes aguantar cada día las broncas del enano de tu jefe y no soportar que ella te dijese esas cuatro cosas tan bien dichas. Era necesario que lo supieras, yo también quería decírtelas, pero nunca me escuchabas.Necesito que te concentres, aún no te vas a dormir, ¿verdad?. No sin antes escuchar lo que tengo que decirte.
No debiste cogerla por el pelo, no debiste golpearla con la llave inglesa. ¿Qué pretendías arreglar?. Te decía que pararas, te lo decíamos ambos, pero nunca nos escuchaste ¿verdad?.¡Los mataste! Mataste a tu mujer y también al hijo que llevaba dentro. ¿Soluciona eso tus problemas? ¿Tu jefe va a gritarte menos mañana? ¿Tus compañeros dejaran de darte de lado en el trabajo? ¿Tus padres volverán a hablarte?
Siempre has escogido el camino fácil, ser egoísta y tirar para delante. Siempre estuve allí, contigo, para pedirte que reflexionaras.
¿Recuerdas a Sara? Para ti era solo un polvo fácil y cuando pasaste más allá del coqueteo la cosa se complicó. Hiciste lo de siempre, ser egoísta y tirar para delante. Violar nunca está justificado, te lo dije en su día y te lo repito ahora.
Cuando pudiste elegir entre estudiar o irte con tus amigos de la Universidad de discoteca también te aconsejé... pero como siempre elegiste el camino fácil. ¡A veces no sé ni por qué me molesto en hablarte!
Cuando le pegaste a aquel chico con gafas solo para hacer reír a esos que se hacían llamar amigos tuyos también te advertí, pero me ignoraste, ¿dónde estaban ellos cuando la policía te cogió a ti como único sospechoso del robo de aquél coche? Ellos buscaron coartadas entre unos y otros y te dejaron con el culo al aire. Pero claro... unos cinco años de cárcel no te enseñaron a escucharme.
¿Y ahora qué? tienes sueño claro, no vas a escucharme.
Si me hubieras escuchado cuando lo de Sara, si me hubieras escuchado hace un momento antes de matarla....
Pero ahora ni tú ni yo podemos hacer nada.
No tengo más consejos para darte a partir de ahora, has cogido sus pastillas, te las has tomado todas con unos vasos de whisky. Cuando te duermas no volverás a despertarte, veintitrés pastillas son demasiadas. Como siempre has elegido el camino fácil. Es duro estar dentro de una cabeza tan dura como la tuya, ahora toca morir supongo. Qué manera más miserable de pasar por esta vida, solo haciendo daño. Si tan sólo me hubieras escuchado alguna vez...
Yo lo hubiera llamado Carlos, como papá... ¿Por qué no pudiste hacerme caso nunca? Yo no hubiera violado a Sara, ni hubiera pegado a nadie, ni hubiera huido de casa para que papá dejara de controlarnos... Hubiera hecho algo más en la vida que trabajar y beber cervezas. Ya nunca sabremos como hubiera sido de mayor, ni si se parecería a mamá o si tendría tus ojos. Te odio.
Ahora duerme, quizás nunca pudiste oírme después de todo...

5 comentarios:

Manolo Navarro dijo...

Una historia que se deslizaa por la sutil linea entre la realidad y la fantasía. Quiero pensar que es ficción lo que cuenta, aunque desgraciadamente aunque así fuera hay demasadas historias reales con dramático parecido a tu relato. Sin duda una forma impresionante de empezar.

Me siento en este rincón y espero un nuevo artículo... emociona la espera.

Me alegra tu incoproración; bienvenido. Cuenta conmigo para resolver cunatas dudas te pudeiran surgir.

Un beso hijo.

Riajna dijo...

Esto...¡Los pelos de punta!
Que digo yo...en lugar de un blog,¡escribe un libro, hijo mío!
Me ha gustado mucho por dos razones. Una de ellas es porque me gusta mucho cómo narras, y otra, porque con el relato me estaba enfrentando a la realidad.
Precioso comienzo el que le has dado a tu blog.
Esperaré impaciente a que vuelvas a escribir.
Un besazo!

Leticia Navarro dijo...

Hola!!
Enhorabuena tus relatos se presentan al público!!
Espero que vayas llenando con ellos muchas páginas de este Blog!!
Ánimo y suerte, espero impaciente tu próxima historia!!
Un millón de besitos guapo!!!

almita dijo...

...Sin palabras...la verdad es que te has lucido,un articulo que cuenta lo que le debe de estar pasando ahora mismo a alguien...de verdad sin palabras...

Enhorabuena.
Besos

Inma Rueda dijo...

impresionante!!! te aplaudo!!!